CENCREM SYMPOSIUM SEMINARIOS CONCIERTOS CONTACTO
Antecedentes
Los trabajos del CENCREM y el 2010  
Francisco Nuñez M. Director-Fundador
Profesores
Eva Alcázar Leyva
Heberto Alcázar Leyva
Juan Luis de Pablo Enríquez Rohen
Alumnos
Ana Karina Pegueros, Soprano
Luis Covalles López Escalera, Tenor
Laura Renteria Moreno, Soprano
Carlos Sánchez, Barítono
Angeles Maciel, Mezzosoprano
Alicia Sofía Garfias López, Soprano
Víctor Gabriel Cruz, Tenor
Raúl Espinoza Contreras, Tenor
Laura Gabriela Corvera, Soprano
Programa de Estudios
CENCREM

Antecedentes

Los antecedentes del CENCREM, Centro de Creación Musical, se remontan a la ciudad del México cuando el Maestro Francisco Núñez era Director de la Escuela Superior de Música del INBA (1977-1983).

Fundó el Laboratorio de Música Electrónica en 1980 dentro de esa institución y en 1986, el primer Laboratorio de Informática Musical en México, junto con su alumno Roberto Morales.

Alrededor de la Reforma Educativa emprendida se gestan, el Ciclo de Conferencias Magistrales: LENGUAJES DE ARTE E INFORMÁTICA MUSICAL. Participan en ellos: Luis de Pablo, Georges Crumb, Manuel Felguérez, Carlos Montemayor, José Luis Cuevas, Sebastián, Enrique Bostelmann, Susumo Ohno, Luis de Tavira, Arnold Belkin, Julio Estrada, Luis Argudín, Juan Acha, Andrés de Luna, Héctor Quintanar, Oscar Olea, Alejandro Esbrí, entre otros.  

La relación entre la técnica, la estética, la ciencia, y los aportes de la tecnología y sus vínculos hacia la creación, investigación, enseñanza, difusión y promoción artísticas, fueron el objetivo de esta iniciativa. Sus extensiones se prolongaron hacia Querétaro desde 1994 dando pauta a la creación del CENCREM, Centro de Creación Musical, fundado en 1995 en Santiago de Querétaro, se consolida como una S. C. en 1997. Sus fundadores son: Francisco Núñez Montes, Susana Alcázar Leyva, Fernando Velázquez Corzantes y Frank Herbert Hursh.

 Inició sus actividades en 1995 con un recital en el Teatro de la República con la soprano mexicana Rosario Andrade y Francisco Núñez Montes al piano, teniendo como objetivos, rescatar la actividad que desde el Siglo XIX se desarrollaba en Querétaro alrededor de la Ópera, iniciando con ello la promoción del Bel Canto en esta entidad.

En 1997 se crea la Sociedad Civil del CENCREM y se orienta hacia el rescate de los, hoy inexistentes: Academia de la Ópera del INBA, que fue la base de la formación de los cantantes mexicanos desde los años 50s  y del Taller de Composición que fundara Carlos Chávez en 1960.

Como actividad complementaria el CENCREM se ha dedicado a la capacitación, actualización y formación de docentes, revisando y actualizando las Teorías de la Música, de la Composición y desde luego de la Técnica vocal, extendiendo su labor hacia los Estados circunvecinos de Guanajuato y San Luis Potosí.

Con el propósito de rescatar los valores y aportes de la Música Mexicana contemporánea, en particular a partir del Siglo XX y buscando fortalecer La Escuela Mexicana de Composición se crean los SYMPOSIA, dedicados a la música actual y tomando siempre como referencia los aportes y creaciones a nivel internacional, los acercamientos hacia tales planteamientos son los espejos a través de los cuales observamos y analizamos nuestro propio quehacer, tanto en las técnicas como en la Estética.

En este noviembre de 2007, llegamos al VIII SYMPOSIUM INTERNACIONAL,  que se suma a los festejos en Juriquilla, Querétaro de los 300 años de la Fundación de la Hacienda de Juriquilla en 1707, adosándolo con un gran  Proyecto Cultural.

Siendo parte del CENCREM, la multiplicación de vínculos y articulaciones en estas tareas de la Cultura,  con el apoyo del CENCREM, se ha creado el Patronato Cultural Santa Rosa Juriquilla A. C. que contempla la creación de: LA ACADEMIA DE ARTES, UN MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO Y UN GRUPO DE TEATROS, con un Casa de la Ópera que funcione para la Danza y el Teatro, y otro para la Música Sinfónica y uno pequeño para la Música de Cámara, en un complejo artístico que revolucione la Cultura en el Bajío. Adicionalmente a ello el Cine y sus requerimientos, son objeto también de suma de esfuerzos que académicamente giren sobre el tronco común de las asignaturas artísticas.

El CENCREM, aporta los Planes y Programas de Estudio de las distintas especialidades artísticas, teniendo como punto de partida la Reforma Educativa que se gestara desde la Escuela Superior de Música del INBA, entre 1997-1983, cuando el Mtro. Francisco Núñez Montes, Director de esa Institución, revolucionara el Proyecto Académico del INBA.

 El Presidente de este Patronato es también el Mtro. Francisco Núñez Montes y está conformado por los artistas, empresarios, promotores, desarrolladores y profesionistas varios que viven en esta área de Querétaro.

Como un complemento, dentro de estos Proyectos multidisciplinarios, se busca generar ricas fuentes ocupacionales que hagan del Turismo Cultural, una fuente de ingresos y generación ocupacional. Lateralmente a ello, una Industria Editorial, de productos audiovisuales y de materiales didácticos de apoyo a la Enseñanza Artística, se plantea como alternativa de integración y salud social de esta región y área de la ciudad de Querétaro, en donde se ubican los Centros de Investigación más importantes del país, por parte de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional en el CINVESTAV.

Además de la Universidad del Valle de México. Nuestros vínculos con el CENAM, Centro Nacional de Metrología y con universidades de distintos Estados de la República como del extranjero (Stanford, Berkeley, McGill, Centro de Arte Reina Sofía, Unión de Escritores y Artista de Cuba, Universidad Autónoma de Querétaro y las de: Veracruz, Autónoma de Monterrey Nuevo León y Guanajuato, entre otras) pretenden interconectar estas tareas para dimensionar y actualizar en los campos de la Investigación, permanentemente, todos los apoyos y bases de la Enseñanza Artística. 

El CENCREM  es uno de los motores propulsores más significativos del Estado de Querétaro por las dinámicas de vínculo y colaboración que involucran a la Federación y a los Estados de la República, además de las interrelaciones con el extranjero.

Es uno de los pocos lugares del Bajío en donde se capacitan y sobre todo, actualizan, docentes, compositores y músicos en general. La labor de los Seminarios es el eje de estas interacciones.

 Sus recientes aportaciones hacia el Patronato Cultural Santa Rosa Juriquilla, involucran a la UNAM, a la UVM a Metrología o CENAM  y a las instituciones educativas y empresas del área.

Cuenta con todos los Planes y Programas de Estudio de 30 especialidades en Música, fruto de una investigación educativa sin precedente que  revolucionó entre 1977 y 1983 al propio INBA. Estos trabajos han sido actualizados y son uno de los soportes esenciales de todo el Proyecto del Patronato Cultural Santa Rosa Juriquilla A. C., mismo que se apoya sobre el trabajo fundamental del CENCREM.

Los trabajos del CENCREM y el 2010

Al cierre de los festejos, 1810-1910-2010, variados aspectos de nuestro trabajo se resaltan como parte de una tarea en el campo de la investigación musical y el reconocimiento a creadores destacados, con publicaciones, conferencias, conciertos y cursos, además del contexto político-social que es parte obligada de todo ciudadano, pues es el medio en donde interactuamos.

Por una parte, del análisis histórico-musical (análisis que toca, incidentalmente, el arranque, intelectual y principios, valores y símbolos de nuestra gesta de 1810), derivamos un desprendimiento y creación actualizada, con una nueva visión social, teórica-técnica y estética, sobre La Tonadilla Escénica, derivada de la española, a partir de la cual surgirá la mexicana. Parte de nuestros acercamientos hacia la Teoría y el análisis musical surge de la personal obra de François Frederic Chopin y al lado de la de Robert Schumann, en el bicentenario del nacimiento de ambos y en la celebración del centenario de tres creadores nacionales: Salvador Contreras, Miguel Bernal Jiménez y Blas Galindo.

Lamentamos profundamente, el que ninguna de nuestras instituciones responsables de la cultura, en los distintos niveles, hayan reparado en rendir adecuado reconocimiento ni tributo, con eventos a la altura de todas las celebraciones, en primer término a los nuestros y en segundo a quienes han estado ligados a nuestra propia forma de ver y de hacer la Historia, la Cultura y el Arte, nuestra forma de vida. El tiempo no perdona y la Historia y los acontecimientos tampoco. Se nos fueron de las manos estas oportunidades. Los festejos del Bicentenario y del Centenario no dejaron huella, por la pobreza de los enfoques y desconocimiento de la Historia, pero sobre todo, por la falta de conciencia de Nación y de Patria que siguen aquejando y deteriorando al país. No vemos acciones concretas para frenar tales inercias y manejos. Desde la intervención norteamericana, luego de la separación de España, sufrimos la pérdida de la mitad de nuestro territorio. La gesta de 1810, aún no nos reivindica, pues en casi 30 años después de la insurgencia, perdimos más de lo que teníamos y lo peor, lo hemos seguido perdiendo, pues no somos independientes ni libres, seguimos siendo súbditos inconfesos y taciturnos del imperio del norte, quedando de manifiesto, la pérdida de soberanía en muchos terrenos.

Remarcamos de manera particular, la investigación histórico-musicológica, sobre nuestro pasado musical, durante los 300 años que antecedieron a la gesta de 1810, vertiéndola en y con la creación, estreno y puesta en escena de la obra, “JOSEFA, El Ombligo de la Luna”, Tonadilla Escénica Mexicana, este 3 y 4 de diciembre de 2010, que recogió las esencias de tales aportaciones y que forma parte de la evolución del proceso y consolidación de nuestra mexicanidad e identidad. Fue y es la Música, el ingrediente que lo favoreció tal preservación, durante esos 300 años, pues ni la cruz ni la espada lograron su cometido. Las danzas y cantos en los atrios de los templos, fueron el vehículo directo de todas las transformaciones e influencias hacia Europa que se gestaron desde nuestra música autóctona. De estas danzas y cantos, Europa usufructuó, en especial de la chacona, la zarabanda y la pavana, que son de extracción y origen mexicanos al 100%, cuando los europeos estaban tullidos y en un marasmo de 15 siglos, por las prohibiciones, omisiones y desviaciones clericales en todas direcciones.

El concepto del renacer siempre ha tenido, intrínsecamente, un alto significado en los procesos de real evolución y desarrollo humanos y es desde ahí, que retomamos olvidados momentos de nuestro trascendental devenir musical y cultural. El Renacimiento propiciará el rompimiento de las mutilaciones clericales, gracias al surgimiento del Drama en Música, cuyo paralelismo en JOSEFA, tiene una gestación semejante, pues los atrios operaban como teatros al aire libre y fueron factores propiciatorios de nuestro rescate, recuperación e integración. Partimos de un libreto con fundamentos de investigación histórica y ha sido la reunión de lenguajes del teatro, el símil y réplica de este rescate, del lado de una música que posee el sincretismo cultural y una producción original en escenografía y vestuario, sin paralelo en la historia de Querétaro.

Ese pasado que cristalizó los primeros 300 años de la lucha por la preservación de la identidad se encuentra en la música y en las lenguas indígenas, cuya ebullición sobrevivió, a pesar de la destrucción, saqueos y despojos y las imposiciones dictatoriales de los españoles y las de la iglesia, desde la, “Santa Inquisición”. Un objetivo adicional es el reconocernos y revalorarnos en los acercamientos de nuestra Historia y así lo planteamos en JOSEFA.

Otra resultante ya inaplazable, en todos los ámbitos y  puntos de partida para estas creaciones-investigaciones, es el acabar con los mitos centroeuropeos, que han hecho mucho daño a la cultura en general, con sus visiones miopes y mochas, desconociendo las culturas y visión de contexto real universal de otros continentes y del Oriente, de donde heredaron todo, además de las aportaciones de América y África, principalmente, de las que los europeos mamaron, copiaron y usufructuaron casi todo, empezando por el simple hecho de que en la música, llamada “occidental” no existe ningún instrumento sinfónico de origen europeo. La mismísima religión cristiana es de origen oriental, como casi todo lo que subió hacia el imperio romano, imperio, por cierto, el más inculto de la Antigüedad. Todo lo copió y heredó, para remachar estos conceptos ya que ellos no sabían comer, no conocían las especies, ni tenían sensibilidad ni refinamientos de ninguna naturaleza. Por ello y sin cortapisas, aseveramos que la cultura, más que occidental, es mediterránea. Tampoco en las teorías que surgen desde el surgimiento de la Edad Media hay originalidad y si una garrafal mutilación, reduccionismo y fragmentación, causada por el dogmatismo eclesiástico.

Muchos de los enfoques de la Polifonía, desde sus albores posee, en sus intenciones muy poco claras, como parte del oscurantismo medieval, errores de concepción y enfoque, consistentes en borrar la línea de trabajo y pensamiento personal que, con múltiples deformaciones sobre las herencias de la Antigüedad, tuvo el canto gregoriano, herencias que tienen deformaciones de 20 siglos y que aún vemos en la mayor parte de universidades y conservatorios del mundo.

Todas las primeras formas de la Polifonía son Homófonas, como todos los tratados de contrapunto de primera especie y todos los ejercicios de armonía que responden, voz por voz a un bajo o, a una soprano. Será, hasta que el aburrimiento del ocultamiento del cantus firmus, que era una melodía gregoriana o un canto popular (manifestación del individuo y de su personalidad no enmarañada ni oculta), que se modifica y empieza a generar otra direccionalidad. Estos cantus firmus, eran totalmente deformados, mutilados y rarificados, con un equivalente aproximado a dos frases, y de ahí, surgía una obra, de cerca de 300 compases, sin ton ni son. Sólo cuando las emancipaciones individuales dicen: ¡hasta aquí! se inician los Discantus y el Faux bourdón, que inician el largo proceso del rescate individual, empezando a mover las voces, individualmente, y este proceso se tarda casi cuatro siglos, culminando en el periodo clásico. Antes de ello, la ópera revierte todos estos preceptos y dogmas, poniendo a la melodía por encima de la polifonía y creando el estilo armónico-melódico en donde todo gira alrededor del individuo, que es la “melodía”. Así se logró este proceso, el único momento real de recuperación de la voz personal. Todo lo demás fue parte de ese muy lento tratamiento.

En la polifonía, ahogaron la individualidad, convirtiendo a las personas en masa amorfa, sin posibilidades de incursión en el conocimiento y el desarrollo de la reflexión e investigación, situación que motivó las atrocidades que todos conocemos. Ahí estuvo la “espada de Damocles” llamada, como otra de sus erráticas copias mutiladoras de las herencias antiguas y en especial de las griegas: “el Santo Oficio, o  la Santa Inquisición”.

Su pasado de 20 siglos, que partió de tales prohibiciones y deformaciones de las herencias de la Antigüedad, les aplastó, por más que hayan tratado de encumbrar a teóricos que generaron, por las mismas circunstancias “Teorías que nacieron muertas”, debido a su visión centralista que no tuvo sustento científico ni filosófico. Por ello, insisto, acabar con los mitos, es fundamental para trastocarlos en visión-contextual-global-universal y científica y es, en parte, la respuesta a las crisis que convulsionaron al siglo pasado. Recordemos que todo el Arte llamado contemporáneo en los inicios del Siglo XX, es de un primitivismo ramplón. Le llamaban a la interdisciplina, una de las panaceas del arranque del “modernismo”, cuando simplemente, fue parte de las mutilaciones que produjo la iglesia, prohibiendo: la danza, que se leyera, que cantaran las mujeres, que se tocaran los instrumentos y se accediera a la investigación, a la ciencia y al conocimiento, entre otros elementos de las herencias medievales. Los sistemas de enseñanza pecaron de lo mismo, de esa visión mutiladora y falta de conexión integral. Así lo acusan las terribles “especialidades” (con maestrías y doctorados absurdos en muchas áreas, que no aciertan a salvar a un individuo en terapia intensiva entre 18 y 20 expertos en medicina) confundiendo, a lo occidental, las partes con el todo, que son un síndrome de tal padecimiento y enfoque, en el que nos enredaron y enseñaron a casi todos. Algunos todavía suspiran por el “Santo Oficio”. El ir incorporando muy lentamente lo que era y es natural en otras culturas, no centroeuropeas, le llamaron “modernidad”. Se tardaron veinte siglos en que les cayera el veinte y esta moneda, aún deambula por el aire.

Las aportaciones culturales, lingüísticas, arqueológicas y de las grandes obras arquitectónicas, científicas, matemáticas, alimenticias, biológicas, urbanísticas y astronómicas de nuestros ancestros, deben ser reavivadas y puestas al frente de nuestras herencias, valores y rico pasado. Los sistemas musicales de nuestros ancestros nunca pudieron ser descifrados por los europeos, debido a su incipiente y rudimentario lenguaje. El lenguaje europeo era aprendido en tres o cuatro meses por los nuestros. La realidad sonora universal, es transcultural, con retroalimentaciones multidireccionales que viajaron por la vía marítima. Cuando nos mostramos ante el mundo, exhibimos justamente esto, nuestro pasado, junto a las creaciones artísticas de los últimos cinco siglos. Somos la más alta cultura de América y una de las civilizaciones de mayor aporte universal.

Es menester, ubicarnos, tener cabal conciencia y sacudirnos, estas inercias del mercado y del consumismo a ultranza, que como en la Edad Media, tienen, como uno de sus más preclaros propósitos, el acabar con la gente y el individuo pensante y que reflexiona. El imperialismo sigue horadando a la humanidad y lo vemos por todas partes.
Antes de proseguir con la misma cantaleta de las últimas dos o tres décadas, déjeme decirle, sin tapujos, que es un hecho contundente, que la visión histórico-contextual está siendo alejada de los procesos político - educativo - formativos de una sociedad en total y absoluta descomposición y desintegración, fruto de los desaciertos antes enumerados. La incultura entre los gobernantes, campea a todo lo largo, alto y ancho de tales esferas del poder.

La preocupación mayúscula, estriba en el total abandono de la Educación Artística, sin Sistema ni Proyecto y la constante baja y decreciente nivel de la enseñanza en general y su deficiente infraestructura.

Si hoy los padecimientos y la salud del mexicano se encuentran con signos de alarma con repercusiones en la economía, deplorables y casi sin solución, por la chatarra alimenticia, los contaminantes, pesticidas en los alimentos, conservadores edulcorantes y colorantes, entre otros, lo propio habría que decir de LA CHATARRA CULTURAL, los gastos superfluos e inútiles, en las ferias y demás festejos de mala muerte y de una ofensiva programación, que no tiene sustento ni justificación, cuando parten del erario y del dinero del pueblo. Sigue, por desgracia, la eventitis que se evapora y nada deja. Los medios de comunicación masiva, manipulan y contaminan sin que medie un control o censura eficiente. Sus concesiones sólo son parte de los oscuros manejos de la corrupción, de la descomposición social, de la impunidad y de la mediocridad que imperan en las esferas del poder, tomados de la mano con los medios de comunicación masiva, y coligados en claro contubernio.

Si le he abundado sobre estas cuestiones de carácter general, es por lo que han estado afectando y frenando tales manipulaciones y manejos, al genuino desarrollo, enseñanza y salud pública.

En los inicios del 2010 respondimos a la tragedia de Haití, celebrando un Concierto, con los mejores cantantes de este país, radicados en Querétaro, Gabriela Herrera, Jorge Lagunes, Leticia Vargas y Carlos Sánchez, a beneficio de los damnificados de ese sacudido país, al que el cólera le ha seguido afectando, postrándole en una lamentable tragedia de estos hermanos latinoamericanos.

La creación de “Ecos del Bicentenario” para el dueto Dulcemelos de Alejandra Barrientos y Héctor Larios, junto a la obra para Salterio, piano y orquesta “Ilusión y Remembranza” que recoge los momentos y estilos alrededor del Centenario de la Revolución, son otras dos maneras de aportar y sintetizar la música en nuestro país, depositando los distintos estilos y épocas del acontecer sonoro. Estas iniciativas han quedado registradas en sendas grabaciones: “Ecos del Bicentenario” por el dueto Dulcemelos” e “Ilusión y Remembranza” por parte de la OFEQ y del Mtro. José Guadalupe Flores, que ya son parte de nuestros esfuerzos y tareas, que junto a “JOSEFA”, conforman una trilogía que habla de una retrospectiva y prospectiva histórico-musical nacional, surgidas en nuestro Estado.

Las Conferencias magistrales de Donald Buchla y Miller Puckette, exponentes, el uno, creador del sintetizador analógico, con sus innovaciones y actualizaciones recientes, que llevó su nombre; y Miller Puckette, uno de los máximos exponentes de Francia y del IRCAM de París, sobre el uso y manejo de las matemáticas y la tecnología aplicadas a la creación musical, vinieron a actualizar a nuestro medio, con sus aportes.

Seminarios de Teoría y Creación fueron dictados desde febrero hasta junio, cada quince días, como parte de la capacitación y formación de nuestros músicos, maestros, cantantes y creadores, en el CENCREM.

“Las partículas sonoras y la motívica musical” obra de creación teórico musical, que en Conferencia magistral cerró las aportaciones del CENCREM, el pasado 20 de diciembre de 2010, en la Escuela de Laudería del INBA, deriva de las aportaciones chopinianas, un nuevo Método de Análisis y Creación Musical, que forma parte de la actualización del legado tradicional occidental, mismo que estamos actualizando y revalorando. La página del CENCREM: htpp://www.cencrem.com/ integrará estos aportes que ya tienen un principio y marco teórico que se puede consultar.

La participación como miembro del Jurado de evaluación para este 2011, del XXXIII, Foro Internacional Manuel Enríquez, que concluyó este 10 de diciembre del 2010, nos ha permitido constatar los enfoques, tendencias y el pulso que se sigue, en distintos países, al revisar 338 partituras en todos los géneros y técnicas actuales, provenientes de todos los continentes y desde luego, de nuestros creadores nacionales, representados por las distintas generaciones, con lo cual haremos más adelante una síntesis de tales tendencias y visión de conjunto, sobre el acontecer actual musical en el mundo.

Con un cordial saludo y los mejores augurios para toda la comunidad artística deseándoles a todos un ¡Feliz, productivo y creativo 2011, lleno de éxitos, buena salud y realizaciones!

 Atentamente
Francisco Núñez Montes

Home Memorias | Galería | CENCREM | Symposium | Seminarios | Conciertos | Contacto